Toki, el inolvidable clásico de los salones recreativos

Toki-un-arcade-inolvidable
La de veces que habremos echado monedas en la máquina que os traigo hoy al blog, ¿verdad? Y es que en esta ocasión, para deleite de todos los viejunos aficionados al videojuego clásico, nos visita el insigne Toki, el primate con más solera y arte de nuestro mundillo (con permiso de Donkey Kong y su familia, claro).

En 1989, de la mano de TAD Corporation llegó a los salones recreativos de todo el mundo un clásico donde los haya: El mítico Toki (más conocido en tierras japonesas como ‘Ju Ju Densetsu’). Un divertido título de plataformas el cual nos presentaba a un héroe diferente, solitario y pintoresco que, una vez más, debía sortear cientos de peligros y eliminar a miles de enemigos para rescatar a su amada de las garras del mal.

Sigue leyendo

Anuncios

RetroMadrid 2014, crónica del evento

RetroMadrid2014

El pasado fin de semana tuvo lugar en la capital de España una nueva edición de RetroMadrid, el evento más querido por todos los amantes del videojuego clásico, los emuladores y los ordenadores viejunos. Una feria dedicada al mundo retro en todas sus vertientes que, si bien mejoró algunas cosas respecto al año pasado, estuvo marcada por algunos fallos de organización que dejaron un amargo regusto a los asistentes que llegaron de todos los puntos de la piel de toro.

RetroMadrid 2014 se celebró una vez más en el Matadero de Madrid (como viene siendo habitual desde 2012) y hay que señalar que la nave habilitada para las exposiciones (el pabellón) estuvo mejor acondicionada y tanto la iluminación como la ubicación de algunos stands mejoró de manera considerable respecto a ediciones anteriores (el año pasado el ambiente era asfixiante y lúgubre a partes iguales) y ahora era más fácil disfrutar de lo expuesto mientras recorrías la nave, por lo que en ese sentido todo correcto.

Sigue leyendo

Retrogaming in Holland

Game Over?
Hace unos años, tuve la fortuna de pasar unos días de asueto en la maravillosa ciudad de Amsterdam, en Holanda. Dicha ciudad, es bien conocida por sus numerosos canales, sus coffee-shops y su famoso y variopinto “barrio rojo”. Pues bien, lo que yo personalmente desconocía era que los holandeses fuesen también “jugones”.

Y es que no solamente están atentos a las novedades que se produzcan dentro del mundillo, sino que en la ciudad de Amsterdam existe una fenomenal tienda de “retrogaming” donde puedes encontrar prácticamente cualquier consola, periférico o ese título que llevas buscando desde hace bastante tiempo.

Sigue leyendo

The Ninja Kids, marionetas repartiendo tollinas [Análisis]

ready-to-fight
Los maravillosos años noventa. Si hay una década fundamental en el mundo de los salones recreativos, sin duda es esta. La recuerdo con mucha nostalgia porque el género de los beat’ em up alcanzó su cenit en ella. Unos benditos años en los cuales todos los arcades del mundo estaban repletos de personajes carismáticos como las Tortugas Ninja o la familia Simpson.

Era bastante frecuente encontrar juegos del género para 4 o 6 jugadores protagonizados por heróicos y divertidos seres, a menudo expertos en letales armas o maestros de las artes ninja, que usaban sus habilidades para derrotar a villanos que pretendían dominar el mundo.

Para añadir un cuarteto más de luchadores digitales contra el mal, la legendaria compañía Taito llevó a los añorados salones recreativos de todo el planeta un divertido juego llamado The Ninja Kids. Dentro del género de los beat ‘em up, nunca antes unas marionetas maestras del ninjutsu habían dado tanto juego.

En 1990, los ninjas de Taito se ganaron la simpatía de muchos jugones con una propuesta simple pero efectiva: cuatro ninjas ataviados con trajes de diferentes colores y armas, se enfrentaban al mismísimo señor del mal y sus esbirros.

the-ninja-kids

El maestro de los pequeños ninjas con aspecto de marioneta les enviaba a pelear con hordas de hombres-lobo, espectros, adoradores del diablo y otros extraños seres, atravesando diferentes escenarios mientras iban liberando a los ciudadanos capturados. Los elementos clásicos de otros juegos de compañías como Capcom o Konami estaban presentes aquí: la barra de vida, los cambios de color de los enemigos al ser golpeados, los objetos para recolectar, poderes especiales y, sobre todo, mucho humor y un diseño de personajes realmente fantástico.

Su mecánica de juego (muy extendida en esos años) junto a la diversión que proporcionaba y unos simpáticos gráficos llenos de colorido y humor, consiguieron que la máquina obtuviese el beneplácito de los habituales de estos antros de ocio electrónico. Vamos a hablar ahora de algunos elementos claves de este The Ninja Kids de la mítica Taito.

Los niveles

The Ninja Kids posee siete fases con diferentes escenarios, entre los que destacan la clásica urbe (con elementos destruibles como señales de tráfico, buzones de correos, etc.), bares, edificios, un cementerio y solares de construcción entre otros.

Apartado técnico

Divertidas animaciones y efectivos sprites (que no pasan inadvertidos y además molan mucho) es lo que te vas a encontrar en este título. Mucho colorido y escenarios y situaciones que casi parecen un homenaje a otros arcades coetáneos. En cuanto a la música, estaba realizada para cumplir su función sin destacar demasiado. No era nada destacable pero sí muy correcta, como los efectos de sonido.

Los protagonistas

En nuestra lucha contra el mal, podíamos elegir entre cuatro personajes de aspecto similar pero con ligeras variaciones. Marionetas ninjas que recordaban un poco a las famosas creaciones del genial Jim Henson y que podíamos distinguir por las distintas armas que usaban, sus particulares poderes y por los colores de su traje; como podéis apreciar en este folleto promocional de la época en el que no falta la socarrona frase con irónicas referencias a otros juegos del género.

 flyer_ninjakids

Además de su control sobre el arte del ninja y el dominio de un arma concreta, nuestros héroes dominaban cada uno un poder de la naturaleza. Si pulsabas los dos botones (salto y patada) a la vez, invocábamos el llamado “Ninja Power”. Hanzo, el ninja azul, poseía el poder del agua. Sasuke, el ninja amarillo, el del viento. Akame, el ninja rojo (y experto en shurikens) tenía el poder del fuego. Y por último, Genta (el ninja ataviado de verde) era dueño del poder de la tierra.

El uso de este poder especial era limitado, obviamente, y debíamos elegir bien cuando usarlo para no desperdiciarlo en mitad de un combate trivial. Lo ideal era conservarlo para esos enemigos más complicados que nos daban algunos quebraderos de cabeza.

Los seguidores de Satán

Los enemigos eran de lo más extraño que te podías echar a la cara. Además de los clásicos pardillos de barrio, en nuestra particular odisea demoníaca nos encontrábamos con estrafalarios personajes (a cada cual más extraño) con los que debíamos enfrentarnos. Entre los más raros, recuerdo que estaban “playboys musculosos con gafas de sol”, gordos mafiosos que se hinchaban cual balón de playa o encapuchados con antorchas que daban pavor por su similitud con el KKK. Y para terroríficos, los jefes de nivel. Todo un derroche de imaginación de los que ya no se ven con frecuencia en el mundo del videojuego (mención especial para el final boss del juego, el mismísimo Satanás).

Conclusiones

No sabría decir exactamente por qué le tengo tanto cariño a esta recreativa, sinceramente. Podría decir que la nostalgia y los momento vividos en ella no tienen precio. Bueno, sí, pero no recuerdo la cantidad de monedas que pude arrojar dentro de esta gran recreativa. Decir que el juego está disponible en la primera entrega del recopilatorio Taito Legends (PlayStation 2, Xbox Original) y (como no) en su versión arcade para Mame32 listo para ser disfrutado en cualquier ordenador. A día de hoy, el juego se disfruta muchísimo y casi no ha perdido frescura. Además, recordad que son Marionetas Ninjas contra secuaces de Satanás… ¿Qué más se puede pedir?

Street Gangs: Mamporros en 8 bits

street-gangs

Hoy voy a hablaros un poquito de Street Gangs, uno de los mejores beat ‘em up que tuvo jamás la consola de 8 bits de Nintendo. En el año 1990, la compañía American Technos lanzó un juego para el sistema de entretenimiento de 8-bits de Nintendo llamado River City Ransom, un street brawler de corte clásico, en la onda de otros grandes títulos del género que en el viejo continente cambió su nombre por el de Street Gangs. El juego, pertenecía a la serie Kunio-Kun y sus titulos anteriores son Renegade (un clásico inmortal de nuestro mundillo) y Super Dodge Ball para Neo Geo en 1996.

El título se llamó “Downtown Nekketsu Monogatari” en Japón, donde pronto se hizo muy popular en la consola de Nintendo (más conocida como Famicom por aquellos lares) y su fama creció como la espuma en tierras niponas. Pero más allá de las fronteras del país del sol naciente, el juego tardó bastante tiempo en conseguir notoriedad.

Sigue leyendo