Black Sabbath y la cruz sin cabeza [Opinión]

black-sabbath-headless-cross
A menudo, al hablar de Black Sabbath solemos citar siempre a la formación clásica y los años de Ozzy Osbourne o a la gran etapa en la que Dio, la gran voz del Heavy Metal, estaba al frente de la banda sustituyendo al “madman”. Pero casi siempre nos olvidamos de otras etapas del grupo que también tuvieron su importancia. Además de breves incursiones en directo con Halford (sí, el cantante de los Judas) y de un fantástico ‘Born Again’ con Ian Gillan de Deep Purple, no podemos dejar de lado la etapa en la que Tony Martin se hizo cargo de la voz en la banda. De dicha etapa, mi disco favorito (el cual guardo con cariño en mi colección) es sin duda alguna ‘The Headless Cross‘, lanzado en el año 1989.

Vamos a empezar por el principio, como es de rigor. Tras la expulsión de Ozzy, en 1979, estaba bastante claro que la vacante del puesto de cantante iba a ser complicada de cubrir. El carisma de este y la excéntrica personalidad de la que siempre hizo gala, lo habían convertido en una parte importante de la escena. Por fortuna, fue reemplazado por otro cantante que, a la postre se convertiría en leyenda: Ronnie James Dio. Tras la brillante etapa de Dio en Black Sabbath, éste abandonó y la cosa no pintaba nada bien para los de Birmingham.

En otra ocasión os hablaré de “Born Again” (uno de mis discos favoritos no sólo de la banda, sino del Rock en general) pero hoy nos trasladaremos a una época ulterior. A mediados de los ochenta, tras quedarse prácticamente sólo, Iommi logró rodearse de buenos músicos y grabar «The Seventh Star»; el cual realmente fue un disco en solitario de del guitarrista bajo la denominación de Black Sabbath, ya que éste se negó a que saliese con su nombre. Pese a que el proyecto contaba con grandes músicos implicados (como el genial Glenn Hughes) la cosa tampoco parecía funcionar. Así que llegó el momento de reiniciarse de nuevo.

Sigue leyendo

Anuncios

Derek Sherinian – Mithology [Crítica]

mithology

 
Otra joyita de esas que, cuanto más la escuchas, más te deleita; debido sobre todo al enorme talento musical que atesoran los músicos participantes. El amigo Derek Sherinian (ex Dream Theater, ex Kiss, ex Billy Idolentre otros) se lo montó de fábula desde que abandonó a sus virtuosos compañeros de Dream Theater para emprender su carrera en solitario.

Grandísimo teclista, sabe siempre rodearse de grandes amigos (y mejores músicos) para dar forma a excelentes trabajos. Aunque su último disco de extraño nombre “Molecular Heinosity” no alcanzó las cotas de calidad de los anteriores, hoy quiero hablaros de uno de sus mejores álbumes.

Sigue leyendo