Bad Dudes VS Dragon Ninja [retroanálisis]

bad-dudes

A la hora de recordar títulos míticos del genero beat’ em up (conocidos también como brawlers o juegos “Yo contra el barrio”) ya sea en consolas domésticas o en arcades de recreativos, siempre hay dos nombres que salen a relucir. Uno es sin duda el legendario Final Fight, de la no menos legendaria compañía Capcom. Una recreativa con solera que gracias a su calidad se vio portada a sistemas como SNES. El otro, lo encontramos en la competencia directa de la consola de 16 bits de Nintendo, la querida SEGA Mega Drive, y es una saga de videojuegos amada por todos: Street of Rage. Formidable franquicia que nos cautivó a muchos chavalines en su día y que hoy día sigue presente en la memoria de los aficionados al género de los mamporros.

Pero, ¿qué otros juegos similares recordáis vosotros con cariño? Personalmente, aparte de “Vendetta” (maravilloso), “Captain Commando” (inconmensurable), “Cadillacs & Dinosaurs” (imprescindible) y el extravagante pero con encanto “Mutation Nation” de Neo Geo, guardo un rincón muy especial en mi corazoncito de gamer (vaya cursilada acabo de soltar) para el único e irrepetible “Bad Dudes VS Dragon Ninja” (1988) de Data East. ¡La de monedas de 25 pesetas que pude haber echado a esta endiablada máquina, pardiez! Recuerdo que en un bar cercano a casa de mis abuelos, en una esquina apartada de la barra, tenían este alucinante arcade. Era maravilloso y muy adictivo, la verdad.

Sigue leyendo

Anuncios

Two Crude Dudes: Los chicos malos reparten mamporros en Mega Drive

two-dudes-crudos

Lo reconozco, siento debilidad por los juegos en los que uno o dos tipos se lían a mamporros contra todo energúmeno o bichejo viviente que les sale al paso. Uno de mis arcades favoritos es Two Crude Dudes. La recreativa salió en 1990 y contaba con todos los ingredientes necesarios para que rápidamente se convirtiese en objeto de deseo para los aficionados a éste tipo de juegos. En 1991, todos los aficionados al juego que poseían una Mega Drive (conocida como SEGA Genesis en casi todo el continente americano) se congratularon de que Data East sacara una conversión bastante digna de su juego.

Conocido en tierras niponas como “Crude Buster“, el argumento del juego nos lleva hasta el año 2010 (si, lo sé) donde una explosión ha destrozado gran parte de la ciudad de Nueva York, sin que se sepa quién (o qué) ha sido el causante de dicha debacle que ha sumergido a la ciudad en un violento caos. 20 años después de la explosión, NY está bajo el control de una poderosa organización criminal llamada “Big Valley” que posee armas avanzadas y a la que no interesa que se restablezca el orden en la ciudad.

Sigue leyendo

Captain America & The Avengers: la gran recreativa de los héroes Marvel

The-Avengers

“El arcade tuvo conversiones para algunos sistemas domésticos como Nes, Snes y Mega Drive, entre otros…”

Ya tocaba hablar en el blog de este gran arcade, así que aprovechando el reciente estreno de la fantástica película de Marvel Studios sobre los héroes más poderosos de la Tierra, traigo hoy la mítica recreativa del año 1991. Hoy, en la sección favorita de los jugones despilfarradores de monedas de 25 pesetas, analizaré Captain America & The Avengers, la gran recreativa de Data East basada en los personajes de Marvel Comics que tantos buenos ratos hizo pasar a muchos chavales.

A mediados de los ochenta y principios de los noventa los cómics de superhéroes gozaban de una gran popularidad entre los jóvenes y los no tan jóvenes. El que escribe estas líneas era ya por aquel entonces un ávido lector de historietas y poseía una modesta colección de tebeos de sus personajes favoritos de Marvel: La Patrulla X y Los Vengadores. Así que imaginaos la cara de felicidad que se me quedó al entrar al salón recreativo más famoso de la ciudad por aquel entonces y encontrarme una llamativa máquina con este juego en el cual controlábamos al Capi y tres vengadores más. Brutal. Rápidamente, el juego se convirtió en uno de mis favoritos ya que para un fan de los cómics y los videojuegos la posibilidad de estar a la vez en ambos universos se antojaba irresistible.

Sigue leyendo