Assassin’s Creed Unity, (des)honrando el antiguo credo

Assassins-Creed-Unity

“Luchando por la libertad, poderoso como un asesino”

Ubisoft siempre ha demostrado poner mucho cariño en todas sus franquicias pero con Assassin’s Creed sin duda se ha volcado más que con ninguna. Nos atreveríamos a decir que hoy por hoy es, con permiso del mítico Rayman, su franquicia estrella. Al menos, estoy seguro de que (junto con Just Dance) es la saga que más beneficios económicos ha reportado a la compañía gala en los últimos años. Incluso una leyenda como el Príncipe de Persia, finalmente ha acabado sucumbiendo ante el credo de lo asesinos y ha sido apartada del primer plano de la actualidad por la propia Ubisoft.

Y es que nadie se atreve a hacerle sombra al bueno de Altaír, la familia Auditore o el clan Kenway, protagonistas de esta serie de videojuegos que hoy por hoy es una de las más conocidas y aclamadas por todos los videojugadores del planeta. Assassin’s Creed es una de las sagas favoritas de muchos jugones. Por numerosas razones. Y es que los primeros juegos basados en las andanzas de aguerridos miembros de esta hermandad de asesinos y su lucha a través de los siglos contra los peligrosos templarios, poseen todos los ingredientes necesarios para convertirse en clásicos por méritos propios.

Todo comenzó en 2007, año en el cual gracias al Animus de Industrias Abstergo viajábamos al año 1.191 antes de Cristo, a la ciudad de Jerusalén. Era el periodo de la Tercera Cruzada y casi a la fuerza nos veíamos obligados a meternos en la piel de nuestro antepasado Altair, un joven y valeroso miembro de la orden de los asesinos (palabra derivada del término árabe hashshashin) para vivir una de las más grandes aventuras jamás contadas en un videojuego. Puede que éste no sea el mejor título de la saga pero no debemos olvidar que fue el que lo empezó todo.

Sigue leyendo

Anuncios

MGS V Ground Zeroes, el retorno de la leyenda

Snake-returns

Tras finalizar este nuevo episodio (si es que se le puede llamar así) de la famosa saga de Konami creada y dirigida por Hideo Kojima (uno de los grandes popes de la industria del videojuego) se me ha quedado un sabor un tanto agridulce. Supongo que muchos de vosotros también habéis tenido sensaciones encontradas con este Metal Gear Solid V: Ground Zeroes y os sentiréis identificados con lo que os voy a contar a continuación en este artículo.

Para empezar, he decir que me ha gustado mucho. Es muy bueno. Al César lo que el del César, como suele decirse. El estudio de Kojima parece haberse puesto las pilas y lo primero que hay que señalar es que se han mejorado varias cosas respecto a la cuarta entrega de la franquicia. Y eso, teniendo en cuenta que “sólo es un prólogo”, nos hace soñar con un nuevo Metal Gear Solid en PS4/Xbox One que puede dejar a los fans de la saga boquiabiertos.

Un momento… ¿Prólogo? En efecto. Para los más despistados, hay que recordar que Ground Zeroes es el prólogo de lo que será realmente la quinta entrega Metal Gear Solid. Al ser simplemente un prólogo, desde Kojima Productions han querido dejar claro que el juego no sería demasiado extenso y que quieren avanzarnos lo que veremos en Metal Gear Solid V: The Phantom Pain.

Y aquí entramos a hablar de la duración del título, ya que ese es sin duda el aspecto más polémico de este nuevo Metal Gear Solid. De entrada os comento que, sin mucho esfuerzo, estará terminado en menos de 2 horas (siempre y cuando el jugador vaya directo al grano y no se detenga en completar todas las misiones secundarias del juego en las cuales por cierto, al contrario que en la principal, no contaremos con la oscuridad como aliada).

Sigue leyendo