La historia del Heavy Metal, por Andrew O’ Neill [Crítica]

Encontrar libros actuales sobre Heavy Metal que realmente aporten algo interesante a la literatura (sea del tipo que sea, podemos meter incluso en el saco a los medios digitales especializados) ya existente, es muy complicado. La mayoría de las veces, siendo sincero, sueles topar con tratados infumables llenos de fechas interminables y con hitos relevantes en ocasiones o muy absurdos en otras. La otra opción es un mamotreto con poco texto pero cientos de fotografías del gurú del octavo arte de turno que convivió seis semanas con tal o cual banda y dejó un importantísimo documento gráfico para la posteridad. Bien, pues ya era hora de que un auténtico fan del Metal nos brindase el libro que todos hemos querido leer (e incluso escribir) alguna vez. Y una vez terminado puedo decir que el británico Andrew O’ Neill ha logrado su objetivo con creces.

Sigue leyendo

Anuncios

La Casa de los Galitzia [Relato]

No sé exactamente como sucedió. No me acuerdo de casi nada de mi infancia. Tampoco sé si en algún momento fui una buena persona o si ya desde pequeño era un mal bicho, una persona ruin y mezquina. No hay en mi memoria recuerdos del calor de un hogar o una familia que añorar. Mis amigos, si alguna vez los tuve, marcharon ya largo tiempo atrás para nunca volver. Supongo que ese tipo de cosas te marcan de por vida.

Lo que sí recuerdo como si fuese ayer, son los momentos que pasé en la Casa de los Galitzia. En aquellos días yo debía tener unos diecisiete. Era un muchacho fuerte, decidido y recuerdo muy bien que había pocas cosas a las cuales tuviese algún tipo de temor. Era un mozalbete con mucho desparpajo y con la cara dura como un pedrusco de cantera.

Debéis comprender, amigos míos, que haya detalles en mi vieja cabeza los cuales recuerde más nítidamente que otros. Como os decía, el joven que en aquel tiempo era, malvivía delinquiendo y metido en sinfín de problemas, uno tras otro. Pero la dureza de tan difícil época exigía de innumerables argucias para poder sobrevivir. Yo me dedicaba a apropiarme de lo ajeno tantas veces como me fuera posible. Era salteador de caminos. Era el ladrón de los pazos.

Sigue leyendo