Wonder Boy, cuando el chico maravilla visitó la Game Gear

el-chico-maravilla-en-game-gear
Siempre es un buen momento para sacarle partido a nuestras portátiles y, sobre todo, para dar caña a las últimas novedades que hemos comprado pero… ¡Por Tutatis, dejad de jugar un poco a las consolas esas tan molonas de última generación y prestad atención a ese mamotreto de handheld device que tenéis justo al lado! Vale, de acuerdo: Es viejuno y de aspecto robusto… ¡pero extrañamente molón! Sí, es ese que está en el mueble, al lado de ese montón de juegos de distintas plataformas.

Mirándola de cerca, tendréis que reconocer que esta consola portátil tiene cierto encanto que la hace tremendamente irresistible. Es de color negro, pesa un huevo (y parte del otro), los juegos son en color, las seis pilas necesarias para jugar duran poco y, como la inmensa mayoría de vosotros ya sabéis, se llama Game Gear.

En efecto, hoy hablamos en esta sección de la legendaria consola portátil (no hagáis el chiste fácil de las pilas aún) de SEGA. O, más exactamente, de uno de los mejores (y más divertidos) títulos de su catálogo: Wonder Boy. El juego del pequeño rubiales de nombre Tom-Tom que lanza hachas de piedra y monta en monopatín también recibió su correspondiente port en esta consola. Y, todo hay que decirlo, con bastante buen resultado.

Sigue leyendo

Anuncios