Combate de Héroes: Guerra de Universos (Parte I)

kresia

Santuario de Kresia, Titán. Cerca de Saturno.

Una ominosa figura camina hacia el mausoleo de la familia real con paso firme. La aparatosa tormenta de polvo de roca y metano parece no afectarle lo más mínimo. Una vez dentro, se dirige a la zona donde están las tumbas de los grandes héroes de Titán. Allí, vemos como los estragos de la gran guerra contra Annihilus son el testigo mudo de la decadencia de una civilización.

Cuando encuentra la tumba de Eros, el hijo del eterno Mentor de Titán, esboza una inquientante sonrisa, mezcla de orgullo y desprecio. Al final de un oscuro pasillo, nuestro desconocido halla aquello que andaba buscando: un cetro de poder que contiene el orbe dorado de la vida, una reliquia de incalculable poder.

De pronto, mientras está absorto contemplando dicho objeto, es golpeado por un rayo de energía cosmica que le destroza los ropajes y su rostro queda al descubierto… Se trata del titán loco, Thanos, el cual ha regresado a la que fue su casa.

-“¿Quién osa atacarme de tan vil manera?” – Grita Thanos, visiblemente enfadado.

En ese momento, irrumpe en escena el ser conocido como Estela Plateada, antaño llamado Norrin Radd, antaño un científico del planeta Zenn-La y ahora heraldo de Galactus, el devorador de mundos.

– “Silencio, Thanos. Estela Plateada no tiene que dar explicaciones a nadie salvo a su maestro Galactus. – Respondió Estela Plateada sin bajarse de su fiel tabla voladora – Un amigo de la Tierra tuvo una visión de que tu presencia aquí traería consigo un inmeso mal y vine a investigar, pues mucho le debo a las gentes de ese planeta…”

-“¡Necio, tú no eres nadie para contrariarme! Ni tú ni ese bobo gargantuesco al que sirves cual perro faldero…”

– “Él no sabe que estoy aquí, vengo por voluntad propia, Thanos.” – Le habló el heraldo con voz firme. -” Y haré lo que sea necesario para detenerte. Entrégame ese cetro, pues aquello que contiene no te pertenece”.

– “Ven tú a por él y conoce el poder de Thanos”. – Contestó Thanos.

-“Sea”.

silver-surfer_thanos

En cuestión de segundos, comienza la batalla. El crepitar del aire, da paso a poderosas energías desatadas y los contricantes dan rienda suelta a su poder. Thanos es un adversario temible pero Estela Plateada, aquel que ha surcado innumerables veces los vientos solares y visitado incontables mundos, fue agraciado con el poder cósmico por el mismísimo Galactus.

En mitad de la contienda, el cetro es alcanzado por un rayo de energía y el orbe se parte en dos mitades.

-“¿Qué has hecho, maldito?” – Gritó Thanos contrariado.

-“Haré lo que sea necesario para fustrar tus planes, cualesquieran que sea, titán loco. ¿Qué tramas? ¡Habla!” – Le replicó Estela.

Thanos, sin mediar palabra, agarra uno de los trozos y sale huyendo del templo. Estela, se hace con la otra mitad y se dispone a perseguirle, pero en ese momento es atacado por la espalda con fiereza: La Guardia Oscura, formada por poderosos guerreros ha llegado para apoyar a su lider.

Aprovechando la confusión, Thanos derriba los pilares del mausoleo y tanto sus hombres como el heraldo quedan atrapados. El titán loco no teme sacrificar a sus hombres si con ello consigue al menos una mitad del orbe dorado y se libra de Estela.

– “Ese entrometido plateado no va a estropear mis planes. Con una mitad del orbe tendré suficiente poder para activar mi máquina y abrir portales a otros mundos para conseguir ejercitos que me ayuden a conquistar la Tierra.” – Dijo Thanos mientras se dirigía a su nave.

Una vez allí, Thanos inserta su mitad del orbe en un extraño dispositivo de su invención y el artefacto comienza a generar energía. Thanos, en el interior de su inmensa nave, sonríe y observa lo que el considera un triunfo mientras se yergue orgulloso.

Dentro del templo de la familia de Mentor, Estela ha sobrevivido al derrumbe y escapa atravesando los muros gracias a su poderosa tabla.

-“¡Thanos! Si crees que unas simples rocas pueden acabar con el heraldo más poderoso de todos, estás más loco de lo que pensaba!” – Gritó enfurecido mientras sale en su busca.

Thanos, convencido de su victoria, casi ha completado su plan. La máquina está al 70% de capacidad y el titán loco se frota las manos presa del ego mientras piensa en voz alta:

-“Ya casi está… Mi objetivo está cerca de completarse…”

En ese momento, irrumpe en la nave el poderoso heraldo y, convocando con ambas manos las energías del cosmos que le fueron otorgadas, lanza un rayo letal contra la máquina de Thanos y esta explota, creando una reacción en cadena que afecta al reactor de la nave.

-“Nooo, estaba tan cercaaa…  Amada mía… Tan cerc –

 El grito de Thanos es ahogado por una terrible explosión, de la cual Estela, portando una mitad del orbe, logra salir indemne por muy poco; gracias una vez más al dominio que posee sobre su fiel compañera. Pero, ¿qué ha pasado con Thanos? ¿Ha muerto realmente? ¿Y la otra mitad del orbe? ¿También ha sido destruida? Ante esta situación, Estela Plateada decide ir a la Tierra a buscar el consejo de una de las más brillantes mentes del planeta: su amigo Reed Richards.

(Continuará…)

*Todos los personajes aparecidos en este fanfic, su apariencia y atributos son propiedad de Marvel Cómics.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s